¿Por qué no debes justificar el texto en la web?

¿Por qué no debes justificar el texto en la web?

Lo primordial al momento de escribir para web es pensar en el lector, cualquier texto presente debe mejorar la calidad de lectura y a su vez permitir una buena compresión, un texto que sea dificultoso de leer hará que muchos usuarios lo dejen a medias o ni siquiera lo inicien.

Debes recordar que escribir para web no es lo mismo que escribir para medios impresos, esto sucede porque los textos justificados en los medios impresos se mantienen, al contrario de esto la web se adapta a la gran diversidad de dispositivos y monitores existentes en la actualidad.

Si justificas un texto en la web esta acción dificultará la lectura para personas que padecen dislexia porque los espacios en blancos representan una distracción importante, de igual forma las personas con problemas de vista que amplían el contenido para una mejor lectura, obtienen lo inverso cuando aparecen estos espacios indeseados.

Además de esto, cada navegador tiene su propia forma de desplegar el texto, por esta razón nunca se tendrá la precisión deseada. Si justificas en la web te arriesgas a perder la estética del texto por esos “ríos tipográficos”

Un texto publicado en  Unjustified afirma lo erróneo que es justificar en la web argumentando “El texto justificado tiene los márgenes izquierdo y derecho alineados. Es lo que se obtiene al pulsar el botón “Justificar” en el procesador de texto (¡pero raras veces, por no decir nunca, hay que pulsarlo!) Se utiliza en libros, boletines, periódicos y revistas, para crear un ritmo horizontal que guía a los ojos por la página. Pero una buena justificación no se consigue sólo con pulsar un botón, sino mediante la cuidada elección de muchos elementos: el tipo y tamaño de letra, el ancho de la página, la longitud del bloque de texto, el idioma y el propio texto del contenido. A lo mejor todo esto sirve como pista para indicarte por qué casi nunca funciona en la Web”

Definitivamente justificar el texto en la web no es una buena idea, si deseas atraer lectores ¡No lo hagas! Piensa siempre en ¿Cómo se verá el contenido final? Y recuerda que en la web no tienes el control sobre ello.