E-Learning y Producción Audiovisual: debe verse mejor que una serie

e-learning-producción-audiovisual

La producción audiovisual es una de las ramas generales de la comunicación que más aplicaciones y especificaciones tiene, ya sea por su objetivo, contenido o enfoque. Por ello, se puede aplicar en televisión, cine, publicidad, redes sociales, educación, etc. Cada área tiene sus requerimientos, muestreo poblacional y forma de publicación. Explicaré cada tópico para luego entrar en materia; que en este caso será la educación sin fronteras, esa que se recibe a través de internet.

  • Los requerimientos son tanto materiales como intelectuales, siempre se necesitará una cámara, un micrófono y un contenido que le brindaremos a la audiencia.
  • El muestreo poblacional es la segmentación o target, es decir el público al que aspiramos llegar.
  • La forma de publicación es el modo en el que haremos llegar nuestro contenido a la audiencia.

Esta distinción es necesaria para hacer las preguntas adecuadas antes de considerar el tipo de producción del contenido. Una pregunta adecuada para definir el proceso de creación sería: ¿qué tan lejos voy a difundir lo que sé de mi área de especialidad? Y dependiendo de la respuesta se creará el plan de acción.

Por otra parte, el e-learning es un modo actual de educar y aprender, tiene sus semillas en los estudios a distancia y en los tutoriales de video; con la particularidad de que es mucho más efectivo, personalizado y asequible.

e-learning-producción-audiovisual-medellinUna característica principal de esta modalidad es que coloca al estudiante en el centro de la adquisición del conocimiento, por lo que de él depende buscar el contenido y del equipo que lo produce hacer de este último la razón de la audiencia para consumirlo.

Cuando se trata de producir material educativo, debe mostrarse de manera atractiva, de modo que la persona asimile y comprenda todo lo que le ofrecemos. Según James McQuivery, analista de Forrester.Research, “el impacto de 1,8 millones de palabras equivale al valor de un minuto de video”.

Es por ello que una adecuada producción audiovisual genera contenidos poderosos, que se fijan en la memoria, de la forma en la que ocurre con las grandes películas del estilo de El Padrino o Parasite, o incluso de videojuegos como Metal Gear Solid 3.

Entonces, ¿Qué tipo de producción necesitamos?, ¿Y por qué debe verse igual o mejor que una serie?

Para definir esto, haremos una consideración inicial: el sonido es lo más importante. En la mayoría de los casos, se puede soportar una imagen sobreexpuesta o subexpuesta pero no un sonido desagradable.

Por lo tanto, el audio debe ser lo más cercano posible a la realidad: recordemos que la voz pasa por al menos dos filtros cuando se graba; el primero, la grabación y el segundo, la exportación.

Y no menos importante, el video, para el que utilizaremos el mismo plano en todo el proceso de producción, la uniformidad y la limpieza son esenciales en este punto ya que hacen que la calidad de la producción se eleve. Este es un valor agregado que el público agradecerá consumiendo con regularidad nuestro contenido.

Todo esto pasa por el proceso de posproducción (selección de tomas, ecualización, etalonaje, edición) que consigue un producto final con la calidad más óptima posible.

La televisión, el cine y los servicios de streaming cumplen con estos pasos para llevar a cabo todo el trabajo que requieren sus producciones, usualmente a una escala mucho mayor a la que se aplica para el e-learning.

e-learning-producción-audiovisual-bogotaEn todos los ámbitos mencionados, la duración es variable, por lo que el contenido que planteamos debe ser dinámico, fresco, de discurso limpio y sencillo para que el público objetivo lo consuma y regrese cuando se elabore material nuevo.

Una producción de gran escala dura unos 120 minutos en tendencia, las más modestas duran 60 minutos, lo que no las limita de convertirse en fenómenos de masas. Durante ese tiempo pueden surgir todo tipo de distracciones, y más cuando uno se concentra.

A esto le agregaremos otros factores como el ruido, la posibilidad de que la audiencia reciba el contenido en su sitio de trabajo, el uso del Smartphone, las ocupaciones, entre otros.

Con estas razones, tomaremos en cuenta que el contenido ha de corresponder con el tiempo que se necesita para consumirlo en su totalidad; si es largo hay que segmentarlo, si es denso hay que hacerlo comprensible, si es complejo hay que brindar entendimiento.

Debido a este conjunto de elementos, la producción audiovisual en e-learning tiene que ser impecable, detallista y enfocada a ofrecer conocimiento teniendo en cuenta el contexto en el que la audiencia se desarrolla en la actualidad.